ALCALDÍA LOCAL DE SUMAPAZ Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

Usted está aquí

Historia de La Localidad de Sumapaz

La historia del Sumapaz se remonta al periodo pre colombino. Los páramos aledaños a la sabana de Bogotá estuvieron ocupados por los chibchas. En la región del rio Sumapaz vivieron los indígenas Sutagaos con los subgrupos Doar y Cundayo. La parte de Tunjuelito, así como los páramos adyacentes y la cuenca del rio Blanco, fueron predios de los Muiscas, pobladores indígenas que trabajaron la canica, cazaban venados y vestían mantas de algodón. Fugunzua era el nombre del páramo de Sumapaz en tiempos en que los indígenas eran los únicos habitantes de América.

   

En la época de la conquista numerosos viajeros atravesaron el páramo, Nicolás de Federmann hizo esta travesía buscando llegar a tierras de El Dorado.Entre 1870 y 1925, cuando se consolidó la Hacienda Sumapaz, surgieron conflictos entre terratenientes, colonos y arrendatarios quienes cuestionaron los patrones tradicionales de tenencia y explotación de tierras y generaron sucesivos enfrentamientos que tomaron la forma recurrente de invasiones y desalojo de los predios de esta hacienda. La situación obligó a la primera intervención estatal en la región que llevó a la creación de la colonia agrícola de Sumapaz (Decreto 1110 de 1928).

Esta guerra finalizó en el gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla, quien ordenó el desarme de las guerrillas en la zona con la policía de seguridad nacional. La relativa paz se rompió cuando Rojas Pinilla decidió luchar contra el comunismo que imperaba en la región, diseñando para tal fin un plan antisubversivo. La violencia se desató al sur del Tolima, entre los guerrilleros liberales llamados “Limpios”, los cuales aceptaron las pautas puestas por los partidos tradicionales,  y los llamados “Comunes”, bajo la dirección de (Sumapaz, 2009) las ideologías comunistas de occidente.

 

Se inició entonces un conflicto entre los partidos de Juan de La Cruz Varela, líder campesino, quien fue representante a la cámara de 1960 por el movimiento revolucionario liberal (MRL) y Antoni Vargas. Este enfrentamiento se prolongó hasta finalizar el frente nacional, con el asesinato de Vargas.
El panorama anterior de periodos de guerra - amnistía – guerra, detuvo el impulso de la colonización de la zona, redujo las formas más tradicionales de la economía regional de hacienda y estancó el desarrollo de algunos pueblos campesinos (A. L. Sumapaz 2009).